Inicio / NACIONALES / Tras denuncias de vecinos, clausuraron otra cervecería artesanal

Tras denuncias de vecinos, clausuraron otra cervecería artesanal

Por las quejas de los vecinos, clausuraron otra cervecería artesanal en la Ciudad. Se trata de El Fermentador, un local que está en Méndez de Andes al 1400, en Caballito. La Agencia Gubernamental de Control (AGC) realizó una inspección anoche y encontró que el lugar “no reunía las condiciones mínimas de higiene poniendo en riesgo la salud de la población”, informaron.

Según fuentes de la Dirección General de Higiene y Seguridad Alimentaria (DGHYSA), “se detectó la presencia de cucarachas muertas en el sector de la barra”. También encontraron suciedad y malos olores.

En el Gobierno porteño explicaron que el mes pasado habían advertido a los responsables del comercio por la instalación de una estructura fija para soporte de toldo y también por el sistema de calefacción radiante exterior a gas. La Agencia de Protección Ambiental constató que en ese momento tampoco tenían la inscripción en el Registro de Generadores, Operadores y Transportistas de Aceites Vegetales Usados. (AVU), y tampoco el Certificado de Desinsectación y Desratización.

El jueves a la noche, la AGC había clausurado otro local, en Bermúdez y Varela, Villa Devoto, que también acumulaba denuncias vecinales. En los últimos años, en la Ciudad se multiplicó la cantidad de cervecerías artesanales: ya hay más de 200, la mayoría en Palermo. Clarín publicó ayer que los reclamos de quienes viven cerca de estos establecimientos se dispararon en los últimos meses: hubo uno cada dos días en promedio. Ruidos molestos y ocupación de las veredas son las principales causas de conflicto.

Los locales suelen ser chicos, y los clientes terminan saliendo a la vereda para fumar o porque adentro hace calor o no hay espacio. Eso genera que mucha gente se acumule en las esquinas a la noche.

Para la gente del barrio, la medida fue un alivio. “Hasta las seis de la mañana el ruido era terrible, afuera y adentro del local. Los clientes gritan y golpean las mesas. Las vibraciones de las paredes son tremendas. Mis hijos no pueden dormir porque las habitaciones dan a la terraza del local”, contó un vecino, que pidió no dar su apellido.

Compruebe también

Incendio en Mendoza: explotó un caño de gas y se quemaron dos casas

La ciudad mendocina de Luján de Cuyo se llevó un susto este miércoles, cuando explotó …

Tras la polémica por el corpiño, el colegio de Bianca definirá un nuevo código de vestimenta

“Voy a seguir viniendo sin corpiño”. Bianca Schissi no mintió cuando lo dijo. Tampoco cuando …

Dejanos tu comentario