Inicio / ECONOMIA / Banco Central e inmobiliarias buscan destrabar el acceso a dólares para comprar viviendas

Banco Central e inmobiliarias buscan destrabar el acceso a dólares para comprar viviendas

Las cámaras sectoriales llevarán esta tarde propuestas a la autoridad monetaria para que el boleto registrable y la escritura permitan comprar divisas más allá de los U$S10.000 mensuales.

Funcionarios del Banco Central recibirán este miércoles a referentes de las cámaras inmobiliarias para avanzar en propuestas concretas que permitan el acceso a dólares para la compra de inmuebles, algo restringido desde la implementación de los controles de cambios que instrumentó el Gobierno a comienzos de septiembre.

Los equipos técnicos de la autoridad monetaria y los enviados de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA) y el Colegio de Corredores de la Ciudad (Cucicba) trabajarán sobre alternativas que acercaron los referentes del sector para que los compradores de inmuebles puedan adquirir las divisas necesarias para concretar la operación al momento de la firma de la escritura o del boleto registrable.

“Planteamos en términos prácticos metodologías para poder identificar qué operaciones (de divisas) son para comprar inmuebles, fundamentalmente viviendas de hasta 130.000 dólares, que suelen ser vivienda única, y que se permita la liberación” de esas transacciones, adelantó a nuestro medio el secretario general de la CIA, Claudio Vodanovich.

La operatoria que proponen los agentes inmobiliarios permitiría hacerse de las divisas al momento de escriturar. El escribano debería informar al banco la firma del documento público con 72 horas de antelación. En esos tres días, la entidad conseguiría la autorización del BCRA para vender a la persona física los dólares, más allá de los U$S10.000 mensuales permitidos. Las partes irían a la sucursal a escriturar y allí se realizaría, en paralelo, la operación de cambios y la transferencia de las divisas al vendedor.

La operación, rememoran los empresarios, sería similar a la que se instrumentó durante le cepo cambiario del kirchnerismo y la implementación de los Cedines, instrumentos con los que el anterior gobierno buscaba reemplazar el uso de divisas en la compraventa de inmuebles. Claro que aquí no mediaría ningún documento de ese tipo, sino solo el “permiso” para comprar los dólares.

Pero las inmobiliarias advierten que, en ciertos casos, puede transcurrir un tiempo largo entre la posesión del inmueble y la escrituración. Al comprar viviendas a estrenar, por ejemplo, suele ocurrir que la escritura demore seis meses, un año o más.

En casos así, entraría en acción el boleto registrable, un instrumento que se instrumentó el año pasado para poder dinamizar el crédito hipotecario en compras mediante fideicomisos desde el pozo y que ahora, en un contexto totalmente distinto, permitiría acceder a los dólares.

“Hay operaciones de pago que no se hacen mediante escritura. La gente compra con el boleto; en los fideicomisos, se paga el 100 por ciento, se entrega la posesión (del inmueble) y la escritura puede tardar seis meses o un año”, dijo Vodanovich. “En ese caso, el boleto registrable con firma digital le dan fecha cierta e integridad al documento”, agregó.

Los agentes inmobiliarios y fuentes del Banco Central afirmaron a nuestro medio que existe buena predisposición para encontrar una alternativa que permita desbloquear las operaciones inmobiliarias que quedaron truncas por la entrada en vigencia del control de cambios.

“La idea, con estas medidas, fue no perjudicar a los sectores con operatoria real”, indicaron en la autoridad monetaria. La semana pasada, Guido Sandleris se entrevistó con las cámaras inmobiliarias y acordaron una agenda de trabajo. El Banco Central busca asegurarse que los dólares se usen efectivamente para la compra de inmuebles y que no haya resquicios por los que puedan salir divisas para otros fines.

Según Vodanovich, las operaciones inmobiliarias insumirían entre 3 y 4 millones de dólares diarios, volumen que representa aproximadamente el 1% del mercado de cambios de cada día desde la entrada en vigencia de los nuevos controles.

“Hay unas 3000 escrituras por mes, a un promedio de 100.000 dólares. Son 300 millones de dólares mensuales, o 10 millones por día. Pero además, mucha gente (que escritura) ya tiene los dólares y no necesitaría comprarlos. Por eso, el impacto sería mínimo”, indicó Vodanovich.

La comunicación del Banco Central que instrumentó el control de cambios y puse un límite de U$S10.000 mensuales a personas físicas prohibió también “el acceso al mercado de cambios para el pago de deudas y otras obligaciones en moneda extranjera entre residentes, concertadas a partir de la fecha”, es decir, el 1 de septiembre. Además, estableció que “para las obligaciones en moneda extranjera entre residentes instrumentadas mediante registros o escrituras públicos al 30 de agosto, se podrá acceder a su vencimiento” a las divisas.

Pero la medida dejó en un limbo a quienes habían firmado un boleto o señado un inmueble y bloqueó el acceso a divisas para operaciones futuras. Aquellas personas que pudieran acceder a créditos hipotecarios, en pesos, no podrían adquirir dólares con ese dinero, por caso.

Compruebe también

Economistas coinciden en que el desempleo aumentará en los próximos tres meses

Los especialistas aseguraron que los informes aun no reflejan el impacto de la devaluación y …

El dólar cerró la semana a $59,08, el valor más alto desde fines de agosto

Con fuertes ventas dispuestas por los bancos públicos para moderar la presión alcista el macrismo …

Dejanos tu comentario